Por el milagro

5b2d197632e67.r_1529682545244.0-41-3000-1541

Foto AFP

Argentina sufrió a Croacia en todo su esplendor. Fue derrota 3-0 que nos deja en las tinieblas.

Que difícil se hace analizar la derrota contra Croacia. Podríamos remontarnos a varias situaciones que pasaron en la AFA y en la selección para encontrar la respuesta. Por citar algunos ejemplos el 38-38 , el paso de tres técnicos, las finales perdidas y  la mochila cada vez más pesada. Ese peso dotado de presión recae sobre los jugadores y todo un contexto social que agiganta las caídas.

Quizás la clasificación ante Ecuador en Quito con un Messi descomunal fue un espejismo. Se tapó la realidad y los problemas claros del funcionamiento del equipo. Porque también hay que hablar del juego. Lio rescató el orgullo y con sus goles ocultamos el sol con la mano.

Más tarde, le ganamos un amistoso a Rusia en su casa con un gran aporte de Pavón ganándose los elogios del 10. Perdimos de manera insólita ante Nigeria y aparecieron los fantasmas de las Eliminatorias hacia finales del 2017.

La ilusión invitaba a empezar de cero. Tras el encuentro contra Italia se dejó una buena impresión. Se encontró a Lanzini como posible socio ideal de Messi y a Caballero como una fija entre los 23. Sin embargo, llego España y vislumbró todas nuestras falencias. Ese paso adelante que dimos ante la Azzurra se desmoronó como un castillo de naipes. Pese al buen primer tiempo, los goles de la Roja en el amanecer del complemento desataron las propias miserias. Meza, fue uno de los pocos que destacó. Llegó en silencio y se ganó un lugar. Lo positivo en un día oscuro.

Había que hacer borrón y cuenta nueva. Una vez más. No hay que olvidarse de la despedida ante Haití donde Sampaoli probó algunas variantes que resultaron positivas. Lo Celso en la mitad de la cancha como ladero de Mascherano, pisando el área rival y asociándose en ataque; Salvio de lateral derecho con vocación más ofensiva que Mercado provocando el desborde, el tándem Tagliafico-Di María fue interesante y la explosión de Pavón como sustituto de Di María aportando más vértigo.

Con muchas expectativas, Argentina encaminó su destino a Rusia, pasando antes por Barcelona para hacer sentir a Messi cómodo. A pocos días de partir a la Copa del Mundo se lesionó Lanzini. Su lugar fue ocupado por Enzo Pérez.

Llegó el momento del debut y tras el 1-1 ante Islandia nuevamente la incertidumbre invadió el escenario. Todavía hoy no se explica la dupla Mascherano- Biglia en el eje del mediocampo cuando Lo Celso hubiese sido una opción. Los ataques fueron previsibles hasta que ingresó Pavón e intentó algo que Di María no había logrado. Hubiese sido una buena alternativa pasar al Fideo a la derecha con el perfil cambiado.

El empate generó un desorden en Sampaoli. Entro en un mar de contradicciones probando y confundiendo a los jugadores. Contra Croacia volvió a la línea de tres con Mercado, Otamendi y Tagliafico. En el mediocampo ubicó a Salvio por derecha Mascherano , Enzo Perez y Acuña por izquierda para hacer la banda.  Lo cierto que en la primera pelota cruzada nadie sabía quién debía tomar a Perisic, si Mercado o Salvio. No se ensayó. No hubo plan B o C. Después del gol  de los croatas tras el insólito error de Caballero, Sampaoli apeló a los cambios como un salva vidas. Ya era tarde. Llegaron dos más al ritmo de Modric y Rakitic. Messi nunca pudo aparecer. Definitivamente pasa algo que desconocemos. El 10 estuvo ausente en el partido. Apenas dio 31 pases en 96 minutos de juego. No influyó en ataque, ni pudo conectarse con el Kun.

“Vi a Argentina sin una identidad. Me parece raro porque los equipos de Sampaoli siempre la tenían. La vi sin identidad para revertir una historia que no era fácil. A Messi, no sé si lo vi ausente, él es importantísimo dentro de la Selección y participó poco… Eso me extrañó. Su participación no pasa sólo por él, sino que los compañeros se la den. El lugar en el que jugó, por el medio le pegan mucho. Por eso las veces que me tocó lo ponía por derecha y le decía que ahí iba a tener más posibilidades”, manifestó Bauza

Siguiendo con el análisis, la reciente victoria de Nigeria hace minutos 2-0 ante Islandia hace crecer las oportunidades. Una vida más y van…

Los jugadores y cuerpo técnico deberán hablar y analizar todo el camino transitado. No hay lugar para más errores, ni especulaciones. El martes hay que ganar o ganar y si es posible demostrar el adn futbolístico que corre por nuestra sangre. Hay que lamerse las heridas y mirar para adelante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s