Plaza Colonia campeón del torneo Clausura

plaza

Plaza Colonia ya salió campeón. Histórico (EFE)

Una historia de humildad, trabajo y sacrificio. El flamante triunfador  del fútbol uruguayo venció a Peñarol 2-1 en el estadio Campeón del Siglo y coronó una temporada de ensueño. Algunos ya lo llaman el Leicester Sudamericano.

Pensar que durante el 2015 peleaba por no descender a la tercera categoría del fútbol charrúa.  Un plantel joven que a partir del trabajo, esfuerzo, salió en búsqueda de mantenerse  y se encontró con el ascenso.Ya en primera división se afianzaron y las promesas abundaron. Si el equipo lograba la permanencia comerían pizza en el medio del mismísimo Estadio Centenario. Así fue. La estadía en primera estaba asegurada y el campeonato estaba al alcance de la mano.

El encuentro decisivo ante  un gigante, Peñarol, era el siguiente paso para materializar un sueño inimaginable. Nicolás Milesi abrió rápidamente el marcador generando dudas en el local. Pero en el minuto 27, el colombiano Miguel Murillo, capturó un rebote que por fortuna cayó en sus pies para estampar el empate. Plaza buscaba convertir el gol de triunfo y llegó por la vía del penal. A falta de 11 minutos para el final, Alejandro Villoldo se paró a doce pasos de la línea de meta, pensó en su mujer embarazada, en su bebe que viene en camino y ejecutó la pena máxima  señalando  el 1-2 provocando el delirio de todo Colonia.

Eduardo Espinel, director técnico de Plaza Colonia, carpintero de oficio, fue el gran artífice de este éxito. Un hombre que utilizaba el martillo como terapia para descargar tensiones y que antes de llegar al “Pata Blanca” dirigía a nivel amateur. Todos los días recorría los 100 kilómetros que separan  su Cardona natal de Colonia “Por currículum no me eligieron, seguro. Agarré el puesto porque siempre quise ser técnico y Plaza era mi chance”, decía por aquellos tiempos de nuevos retos.

Tras la consagración manifestó su alegría y aclaró cuales fueron los puntos fuertes del equipo:

“El grupo está por encima de quien juega y eso fue el gran secreto del gran triunfo. Fue un pilar de la conquista. Se lo merecen y lucharon como leones todos y cada uno de los componentes del plantel. Siempre al que le tocó jugar lo hizo en servicio del equipo.

Siempre pensamos que podíamos. En cada entrenamiento quedaba registrada la sensación que todo era posible por la entrega de los jugadores. Siempre hay que seguir por el camino que uno piensa es el indicado, este equipo se convenció de su poderío y no se entregó jamás. Si encontraba un árbol obstruyendo el paso, lo hacía leña y seguía para adelante.”

Los pilares de Espinel

“Hay tres palabras que en Plaza no se negocian más allá de ganar o perder un partido: respeto, humildad y trabajo. Eso no se negocia, el que se sale de eso queda afuera del camino.”

Perseverancia, hambre de gloria y sueños

El arquero de Plaza Colonia, Kevin Dawson,recordó todos los momentos vividos en el que también se le presentaron las dudas sobre su continuidad en el fútbol:   “Hace 16 meses estábamos peleando por zafar del descenso a la C, muchos no íbamos a seguir con esta carrera, y hoy nos toca festejar un campeonato. Tenemos que agradecerle a los dirigentes, al grupo gerenciador, porque nunca bajamos los brazos”

“Este grupo humano demostró que se rompe el alma día a día, porque le ganamos a Peñarol en el Campeon del Siglo, donde nunca había perdido. Nosotros jugamos a la pelota y demostramos adentro de la cancha, no afuera” declaró Villoldo,autor del segundo gol. Además agregó: “Este Plaza tuvo mucha hambre de gloria, de seguir soñando y que nos mire toda la gente y que vean que hay un grupo humano que trabaja a diario y se merece lo mejor”

Anuncios