Otro empate

100831676

Otra vez Él. Foto Miguel Ruiz-FCB

Barcelona no pasó del empate ante el Valencia  en Mestalla y ya suma cuatro jornadas ligueras sin ganar.

Messidependencia y los detalles de Suárez

Garay a los dos minutos puso en ventaja al Valencia y Messi igualó la contienda tras realizar una gran pared con Suárez

Otra vez de los pies de Lio nació el gol para rescatar un punto. El Barcelona descansa en la eficacia del 10 y el futbol fluye naturalmente hacia su zurda. Se extrañan los gritos de Luis, pero el uruguayo con detalles hace la diferencia. Con uno o dos movimientos crea espacios para Messi y siempre es una amenaza dentro del área.

Sea en Wembley o en Mestalla, el 10 siempre manda.

Dueños de la pelota

Barcelona se llevó un punto de Mestalla. También podría decirse que perdió dos. El conjunto blaugrana fue dueño del balón teniendo una posesión del 75,5%. El equipo realizó 988 pases, pero le costó llegar con claridad en los metros finales. Faltó frescura, paciencia sobró. Cabe destacar a Arthur, el hombre que mas pases dio y que intentó romper líneas cuando el local se replegó. Algunos diarios catalanes ya lo comparan con Xavi.

Cambios tardíos

Valverde optó por guardar las sustituciones hacia el final. Con el marcador estancado 1-1, el Txingurri dio entrada a Dembele a los 84 por Coutinho y a Rafinha por Arthur cuatro minutos más tarde. Vidal no vio minutos

“En la segunda parte teníamos el control y nos faltaba ese punto de acertar en el último tramo. Pero claro, ellos tenían ocho jugadores en la frontal y dos descolgados a los que no puedes perder de vista. No sólo porque te pueden hacer un gol, sino porque una carrera suya, te obliga a irte 50 metros atrás y que se crezcan. He guardado los cambios hasta el final porque no lo veía muy claro. Si no lo veo muy claro, prefiero esperar” argumentó el técnico blaugrana

Anuncios

Wembley a los pies de Lio

2783112w1033

Lloris ya no puede evitar la conquista de Messi. Foto AFP

Barcelona superó 2-4 al Tottenham con otra brillante actuación de Messi.

Barcelona pegó primero y rápido en Wembley. Antes de los dos minutos de juego, Messi recibió de Busquets en el círculo central y profundizó a Jordi Alba para que el lateral español pase a Coutinho y el brasileño defina con el arco cuasi vacío. Lloris había quedado en el camino al salir inexplicablemente a estorbar a Jordi.

La mala presión del equipo inglés había permitido una salida del fondo limpia y una transición rápida decorada por los pies del 10. Messi lideró los ataques y fue comandante del equipo teniendo a Alba de aliado.

Antes de la media hora de juego llegó el segundo. Barcelona manejaba la pelota a su merced bajo la pasiva mirada del Tottenham. Un equipo inglés desconocido que le dejaba espacios al conjunto culé. Recibió Messi, centró para Suárez, el Pistolero se la bajó de pecho a Coutinho que intentó un remate, y tras el rebote en un defensa, envió el balón hacia la puerta del área donde estaba Rakitic. El croata, de pegada excelsa, convirtió un golazo para aumentar la ventaja a dos.

Ter Stegen intervino para irse al descanso sin goles tras un desvió en Semedo. Luego en el complemento Messi sacudió al Tottenham con dos remates al palo en cuestión de minutos. Los de Pochettino, sin Christian Eriksen, respondieron con un gran gol de Harry Kane dejando en el camino a Semedo.

La conexión Alba-Messi volvió a hacerse presente. Lio jugó casi de memoria para el español recibiendo la devolución con la complicidad de Suárez. Una jugada que se repite con movimientos mecanizados. Cuando tiene la pelota Messi ya sabe que la incorporación en ataque de Alba por la izquierda es una constante.

Tottenham decidió arriesgar más y acortó distancias a través de Lamela. El partido estaba abierto para ambos equipos, incluso un cierre prudencial de Lenglet evitó el grito del empate de Lucas Moura.

Ya sobre los 90 Alba recuperó el balón en el mediocampo y otra vez el Pistolero con un movimiento dejó solo a Messi para que fríamente sentencie el duelo. No importa si Luis no marca, hace cosas extraordinarias para que sus compañeros conviertan

Un dato: Messi hasta el momento es el goleador del certamen con 5 tantos en dos partidos. Además, Alba es el máximo asistidor con 3

Messi abre la Champions

Futbol_338980790_97700278_1024x576

Barcelona puso de rodillas al PSV en el inicio de la Champions League. Fue victoria 4-0 con un triplete de Messi y un tanto de Dembelé.

Valverde salió con un once de gala y un 10 de galera y bastón para dar inicio al certamen europeo.

El inicio del partido se hizo cuesta arriba para el conjunto blaugrana. Le costaba profundizar y generar situaciones claras de gol. El plan del PSV se refugiaba en los contragolpes. La primera opción fue para los holandeses con  remate de  Gastón Pereiro que se fue por encima del travesaño y minutos después lo perdió  Bergwijn en una buena  réplica de la visita.

El Barcelona había tenido oportunidad de descontar a partir de un cabezazo de Coutinho y más tarde de Suárez con un tiro que terminó en el lateral de la red tras un buen pase filtrado de Messi. Se acercaba la media hora de juego y el encuentro seguía en tablas. Hasta que Dembelé aprovechó un espacio para acelerar y poner segunda. El francés fue detenido con falta justo en la puerta del área.  Ideal para que Messi la acaricie con su zurda al palo más lejano de Zoet. Un golazo inevitable para el arquero y para Hirving Lozano que escondido detrás de la barrera se hizo cómplice de la magia del argentino. No había estirada que valga

En el complemento facturó Dembele y Messi nuevamente se despachó con un par de goles para un hat trick absoluto.

El ex Dortmund sigue dando que hablar, realizó una gran jugada y la ubicó lejos del arquero.Luego vino otra genialidad de Messi y la sentencia  pese a quedarse con uno menos por la expulsión de Umtiti tras derribar  al ‘Chucky’ Lozano.

Sobre el final Lenglet ingresó por Coutinho para mantener el orden defensivo, más tarde Valverde dio entrada a Arthur por Dembele y Vidal por Rakitic. Fataba un grito más de Lio para darle cierre a la tarde ante un PSV totalmente rendido a sus pies.

“Messi hace cosas extraordinarias y las convierte en rutinarias. Hoy han sido tres goles, con la falta ha desatascado el partido. El lanzamiento ha sido magistral.” elogió Vaverde

Un dato: Messi lleva ocho hat tricks en Champions League. Además, contabiliza 30 en la Liga de España, 3 en Copa del Rey y otro en la Supercopa española. Con Argentina suma seis tripletes.

Arranque a 6000

1534618189_024729_1534632732_noticia_normal_recorte1

Festejo y talento puro. Foto ALBERT GEA -REUTERS

Barcelona arrancó la Liga con el pie derecho ( o mejor dicho con el zurdo de Lionel) superando al Alavés por 3-0. Messi en dos oportunidades y Coutinho marcaron los goles.

Fue una victoria trabajada liderada por Lionel Messi. El 10 como de costumbre fue el artifice del triunfo aportando dos goles, uno de ellos el grito 6000 de los catalanes en Liga. Y esa cifra fue alcanzada con un golazo de videoteca. Messi engaño a propios y extraños ejecutando un tiro libre por debajo de la barrera. Un tanto muy parecido al del Girona el pasado curso. Lio ya habia avisado a Pacheco con otro disparo que se estampó en el travesaño. Una vez te puede avisar, dos no. Una sana costumbre que se repite temporada tras temporada.

En el complemento hicieron la diferencia luego de un primer tiempo bueno, pero sin poder lograr vulnerar al guardameta rival. Valverde dio entrada a Coutinho por Semedo y movió a Sergi Roberto al lateral derecho ( habìa iniciado como interior derecho). El conjunto culé ganó velocidad en sus ataques. Asì lo analizó Valverde: “Al comienzo del partido, como ellos estaban tan atrás nuestro juego ha sido más lento. En el segundo tiempo, a pesar de que teníamos oportunidades, se notaba que nos estaba costando. Era difícil superar la primera línea de cinco jugadores, pero poco a poco fuimos cogiendo ritmo. Y luego llegó el gol de Leo”.

A los 82 minutos Coutinho dejó su sello convirtiendo un gol de su estilo y sobre el final apareció nuevamente el argentino para cerrar la goleada. Además Arthur y Vidal tuvieron sus primeras intervenciones en Liga.
El próximo sábado será momento de visitar al Valladolid, equipo que empató su partido ante el Girona.

Formaciones
Barcelona:
Ter Stegen, Semedo (Coutinho, min. 45), Piqué, Umtiti, Alba, Busquets (Arturo Vidal, min. 85), Sergi Roberto, Rakitic, Dembélé (Arthur, min. 75), Messi (c) y Suárez.
Alavés:
Pacheco, Martín, Laguardia, Maripan, Duarte, Wakaso, Dani Torres (Adrián Marín, min. 68), Manu (c), Ibai, Jony (Borja Bastón, min. 68) y Sobrino (Burgui, min. 70)

De paseo

95974481

Munir y Malcom abrazan a Messi tras su golazo. Foto Miguel Ruiz-FCB

Barcelona se quedó con el Trofeo Joan Gamper al golear a Boca por 3-0. Los tantos fueron obra de Malcom, Messi y Rafinha.

La fiesta empezó antes del encuentro con las palabras de Messi y la promesa de Champions. Lio relajado se dirigió a su público antes de arrancar con sus incansables gambetas frente a sus compatriotas argentinos.

Poco pudo hacer Boca ante el conjunto catalán. Su condición de Bicampeón de la Superliga argentina no la pudo imponer ante un equipo de elite.  Barcelona lo dominó a su antojo aprovechando los espacios a las espaldas de los mediocampistas Xeneizes. La presión que ejercieron los conducidos por Guillermo no fue eficaz, ni colectiva. Buscaron hacer daño con recuperaciones y transiciones ofensivas rápidas. No tuvieron éxito.  La más clara fue un tiro en el palo que los podría haber metido en partido, pero no mucho más.

Barcelona salió con un once alternando habituales titulares y suplentes. En el arco Ter Stegen, la línea defensiva la conformaron Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Miranda; en el eje del mediocampo se paró  Rakitic y a sus costados Arturo Vidal y Coutinho. El brasileño se ubicó de la derecha hacia el centro y aportó mucha clase. Arriba, Messi, Munir y Malcom. Este último abrió el marcador convirtiendo su primer tanto en el Camp Nou (ya había marcado en la gira). Messi también tuvo su estreno en esta nueva temporada con un golazo. El 10 y capitán se la pico a Andrada tras una jugada con algo de fortuna. Le alcanzaron 45 minutos para lucirse y dejarle su lugar a un compañero. Se sacó los botines, las medias y tras los 90 minutos fue a levantar el trofeo como en el patio de su casa.

En el complemento Valverde realizó varios cambios. Ingresaron Cillessen, Semedo, Arthur, Rafinha, Lenglet, Alcácer, Vermaelen; Busquets, Dembélé ,Luis Suárez y Riqui Puig El canterano demostró todo su repertorio, hasta casi hace un golazo.Y si hablamos de goles extraordinarios cabe hacer mención al tanto de Rafinha que incluyó un sombrero al arquero  y antes de que el balón pique la envió al fondo de la red.

Barcelona en los minutos subsiguientes le hizo precio a su invitado luciéndose ante su gente y abriendo una temporada que promete.

La 13

95786123

Messi capitan y campeón. Foto Miguel Ruiz-FCB

Barcelona se adjudicó su decimotercera Supercopa de España tras vencer al Sevilla 2-1 con goles de Piqué y Dembelé. Sarabia había puesto en ventaja a los sevillistas.

El Sevilla realizó un interesante trabajo en las transiciones defensa ataque y ataque defensa. Se mantuvieron compacto en pocos metros lo que dificultó el trabajo del Barcelona para hacer daño. Un equipo  con el sello de Machín.

Para colmo el conjunto andaluz golpeó primero. Muriel ,de excelente partido, junto a Pique y Lenglet y habilitó a Sarabia para el 1-0.  Un pase de lujo entre las piernas del defensor francés que quedó sin resguardo a su espalda a la espera del Alba. El tanto tuvo que esperar para ser validado ya que el juez de línea había visto fuera de juego del autor del gol, pero el VAR terminó de sacar las dudas.

Los de Valverde que volvieron al 4-3-3 con Dembelé acompañando a Messi y a Suárez en ataque  y con Arthur en el mediocampo junto a Busquets y Rafinha,  no entraron en la desesperación. Crearon chances pese a la falta de fluidez digna de un arranque de temporada.

El desgaste realizado durante los primeros minutos por el Sevilla, permitió al conjunto blaugrana encontrar espacios que antes no abundaban. Un tiro libre ejecutado por Messi al borde del área dio en el palo, pegó en el arquero Vaclik  y el oportunista Pique aprovechó  para establecer la paridad antes del entretiempo.

En el complemento ingresó Rakitic por Rafinha y más tarde Coutinho por Arthur. Messi volvió a probar a Vaclik, pero la más clara la tuvo Franco Vázquez que casi deja mudo a Ter Stegen con un cabezazo que se estrelló en el travesaño. El 1-1 seguía vigente en un encuentro de ida y vuelta.

Sin embargo, iba a llegar un golazo de otro partido. Previamente el arquero checo le había negado a Messi y a Lucho el segundo con dos atajadas consecutivas. Hasta que a los 78,  el cuestionado Dembelé sacó un derechazo fulminante que se abrazó a la red. Un golazo para darle la Copa a su equipo aunque faltaba pasar por un momento de tensión. El francés se retiró ovacionado dándole lugar a Arturo Vidal. El chileno se ubicó por delante de Semedo y no en el eje del mediocampo . Ya en ese entonces Barcelona jugaba 4-4-2.

Sobre el final Ter Stegen derribó a su ex compañero Aleix Vidal y el árbitro cobró penal. El alemán reivindicó su error atajándole a Ben Yedder un tiro  anunciado que no requería acción de marketing para ir a parar a las manos del guardameta blaugrana. Así Barcelona terminó ganando su primer título de la temporada y podrá celebrar ante su gente el día miércoles ante Boca por el Trofeo Joan Gamper.

Un dato. Messi se convirtió en el jugador más ganador del Barcelona con 33 títulos ( nueve Ligas, cuatro Champions, seis Copas del Rey, ocho Supercopas de España, tres Supercopas de Europa y tres Mundiales de clubes

Formaciones:

Sevilla: Vaclik; Mercado (Ben Yedder, min.85), Kjaer, Sergi Gómez; Navas, Roque Mesa, Banega, Escudero; Vázquez, Sarabia (Aleix Vidal, min.71) y Muriel (André Silva, min.60).

Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Alba; Busquets, Rafinha (Rakitic, min.46), Arthur (Coutinho, min.53); Dembélé (Arturo Vidal, min.86), Messi y Suárez.

Nos vamos para Kazan

20180626-636656475580911346_20180626220905-k1iD-U45426355086HJG-980x554@MundoDeportivo-Web

Rojo y Messi los héroes de la jornada. AFP

Argentina ganó un partido épico 2-1 ante Nigeria con goles de Messi y Marcos Rojo. Descontó Moses para los africanos de penal. El sábado la Selección se medirá ante Francia.

Apareció el equipo. Argentina tuvo un rendimiento notable, sólido en todas las líneas, con funcionamiento colectivo y sacando a relucir su ADN futbolístico. Demostró juego fluido, recuperaciones rápidas y determinación a la hora de la toma de decisiones.

Banega se hizo eje del armado ofensivo quitándole responsabilidad a Messi para que Lio este punzante los últimos metros y que no baje tanto a buscar el balón.  Ever se ubicó por delante de Mascherano y Enzo Pérez, absorbió el juego y de sus pies nació una hermosa pelota en profundidad que el 10 dominó y envió a la red con su pierna derecha. Fue el encargado de hacérsela llegar redonda a Messi. El volante le dio 16 pases a la Pulga, siendo el segundo jugador más buscado después de Javier Mascherano.

Más arriba, Higuaín se las ingeniaba para aguantar y apoyarse en sus compañeros. Por la izquierda el tándem Tagliafico- Di María aportaba desequilibrio. Incluso el ex Independiente rompió por dentro y tuvo su oportunidad para descontar. A la hora de defender también fue una garantía en los cierres.  Mercado aportó seguridad y se proyectó con criterio, los centrales Otamendi y Rojo fueron unos gladiadores.

Hasta el penal , mal cobrado por cierto, Argentina había dominado a Nigeria. Por poco no había cantado el doblete Messi con un tiro libre . La supuesta falta de Mascherano en el área fue avalada por el VAR y la incertidumbre volvía a aparecer. Hubo cinco minutos de laguna y desorden. Ingreso Pavón por Enzo Pérez, más tarde Meza por Di María y el último cambio el Kun por Tagliafico. Se armó la línea de tres, Mascherano se metía entre los centrales como punto de referencia para la salida.

Cuando todo se hacía cuesta arriba, Marcos Rojo conectó un centro de Mercado y de derecha desató la emoción a los 87 minutos. Los corazones latían a más no poder. Los abrazos reinaban en las tribunas Además, Croacia ganaba 2-1 quedaba aguantar los minutos finales. Con el pitido final las lágrimas acapararon la escena. Lágrimas de desahogo de tanta presión, de bronca después de tantas situaciones pasadas. La Selección volvió a ganar emulando nuestro  modo de vida, luchando , nunca bajando los brazos, superando las adversidades, dejando todo y buscando la felicidad

Un dato: Messi hizo el gol número 100 de Rusia 2018