¿A cuartos?

imagen-sin-titulo

(Foto: Manu Fernandez / AP)

Barcelona goleó al Levante 3-0 y dio vuelta la serie para pasar a cuartos de final de la Copa del Rey. Sin embargo, el conjunto valenciano denunció la inclusión indebida de Chumi que se encontraba sancionado con el Barca B.

Messi y Dembelé lideraron la remontada a la espera de un fallo. Barcelona demostró su jerarquía dentro del campo y supo revertir la caída en la ida. Con Lio entre los titulares el trámite del encuentro se hizo más fácil.

Dembelé convirtió los dos primeros goles enloqueciendo al portero rival. Messi selló el tercero llegando a ser el segundo máximo goleador de la historia del Club en la Copa. Con 49 gritos igualó a Kubala. Solo por delante tiene a Samitier con 64.

Por otra parte, con respecto a la noticia que de alguna manera tiño de incertidumbre la clasificación blaugrana Valverde manifestó:

“No tenemos ninguna duda con lo de Chumi. Ni antes, ni después, ni durante. Creemos que mañana debemos estar en el sorteo. Tenemos la seguridad de que lo hicimos bien. Sabíamos perfectamente que Chumi estaba sancionado y que no lo podía usar en el partido contra el Eibar, pero sí en la Copa. Tampoco podíamos usar a Mujica”.

Anuncios

Y llegaron los 400

20190113-636830060674660886_20190113195752504-kxge-u454113972721cfh-992x558@lavanguardia-web

Crédito EFE

Lionel Messi alcanzó los 400 goles en Liga con la camiseta del Barcelona tras convertirle al Eibar en la victoria 3-0. Los dos restantes tuvieron como protagonista a Luis Suárez.

Messi sigue rompiendo récords casi con naturalidad. El gol al Eibar significó su tanto 400 en 435 partidos de Liga. No hay nadie que se le acerque. Encabeza la tabla histórica de máximos goleadores de la liga española seguido por Cristiano Ronaldo con 311. Sin embargo, el portugués actualmente en la Juventus no podrá acortar dicha distancia.

Contabilizando las cuatro grandes ligas europeas restantes tampoco se le aproxima nadie actualmente. El ex goleador alemán Gerd Muller con 365 gritos en la Bundesliga se le ubica en el segundo escalón.

Pensar que el primer grito en liga de Lio llegó el día del trabajador en el año 2005 ante Albacete con un pase genial de Ronaldinho. Sus primeros 100 llegaron  el 20 de noviembre de 2010 y alcanzó 300 el 17 de febrero de 2016. Un fuera de serie

Por otra parte , el triunfo del Barcelona le permite mantener la ventaja de cinco puntos sobre el Atlético Madrid del Cholo Simeone. El jueves Barcelona tendrá que plantar cara para revertir el resultado ante el Levante por Copa del Rey.

Rey Lio

7xa_m1cat_1256x620__1

Messi y su festejo de siempre. Foto AFP

En día de Reyes el mago fue Messi quien convirtió un golazo y fue fundamental para la victoria ante Getafe por 1-2. El segundo fue obra de Luis Suárez conectando una volea espectacular. Barcelona está más puntero que nunca.

Messi y Suárez arrancaron el 2019 a puro gol. Para colmo entre los dos suman 28 tantos tras 18 jornadas disputadas más que toda la plantilla del Real Madrid que apenas suma 26. La misma suerte la corre el Atlético Madrid. El conjunto Colchonero se ubica a cinco puntos de los catalanes mientras que los comandados por Solari están a 10.

Enero le sienta bien a Messi. Es sin duda uno de los meses preferidos y en el que más goles marcó contabilizando 77. Además, siempre deja su marca primero. Fue el autor del primer tanto en Liga para el Barca en 2016, 2017 y 2018. Getafe lo sufrió el fin de semana

“Es un jugador total, la pregunta es dónde no es decisivo Messi. Hace goles, te hace jugar, da asistencias, organiza el juego… No sé dónde es más decisivo, lo importante que esté en el campo, que es lo que hace que el equipo funcione”, deslizó Valverde en conferencia de prensa.

Messi total

Levante-Barcelona-2

Foto FCBarcelona

Lio marcó un hat trick y metió dos asistencias en la victoria 0-5 del Barcelona ante Levante. Suárez y Piqué convirtieron los restantes.

Barcelona salió a jugar con tres centrales y sin demasiado brillo se llevó una victoria a la altura de lo que propuso Messi. El 10 todo lo ve con anticipación y además de sus tres tantos, regaló dos asistencias notables. La primera fue exquisita juntando rivales de izquierda a derecha para luego detectar el aura goleadora de Suárez que quedó solo para abrir la cuenta.

En el medio vinieron sus tres goles, uno antes del cierre de la primera parte tras recibir de Busquets y dos en el complemento para finiquitar la cuestión. Fue su  triplete número 49 entre Barcelona y Argentina. Y pensar que Pelé dijo que solo patea bien con una pierna. O Rei, el primero fue de derecha.

Para cerrar un partido excelente, el argentino cedió a Piqué quien había iniciado la acción y terminado de nueve. El defensor metió un enganche en el área y coronó la goleada definiendo entre las piernas de Oier.

Valverde una vez terminado el encuentro manifestó que le cuesta calificar a Messi ya que “nos hace jugar, mete golazos y da asistencias. Hay que disfrutarlo”.

Un dato. Messi llegó a los 50 gritos en el 2018. Fueron 46 con el Barcelona y cuatro con la Selección. Dicha cifra la alcanza  por octava vez en los últimos nueve años. Además actualmente es el máximo goleador de las principales ligas europeas con 14 goles y 10 asistencias.

El estudio del espacio y la capacidad de Messi

5ac2b48b638b8

Foto Getty Images

Javier Fernández es venezolano y es el  Jefe de análisis Deportivo del Barcelona. En una entrevista reciente por Nicolás Rotnitzky para el sitio Analitica Sport, se refirió a la  importancia que tienen los modelos estadísticos para estudiar el juego y contó el trabajo que realizaron para cuantificar el valor del espacio en el campo. Además, hizo referencia a Messi, sus movimientos, la forma de anticiparse a la jugada y su inteligencia dentro de la cancha.

Partiendo del interrogante  del gran Johan Cruyff  “¿Qué pasa en los 87 minutos en los que el jugador no tiene la pelota?”, surge la palabra espacios y posicionamiento. Los datos de tracking, la ubicación de los 22 jugadores y de la pelota, son fundamentales para resolver incógnitas al entrenador y entender mejor conceptos para la lectura del partido y el funcionamiento de un equipo.

Con respecto a los espacios, Fernández sostiene que es un concepto muy utilizado: “Ocupa el espacio”, “ataca el espacio”, “deja el espacio libre”, “atrae jugadores para generar espacios”. Todo es espacios. Entonces claramente hay una idea clara de cuándo hay y cuándo no hay espacios”

Y continúa:“ Ahora, para sacar una métrica que nos permitiera trabajar con algoritmos, necesitábamos cuantificarlo. En el fútbol, el modelo utilizado para medir espacios era el diagrama de Voronoi que dice, básicamente, que un punto en el espacio es dominado por el jugador que está más cerca de ese punto. Pero cuando lo mirábamos, podíamos ver que había puntos en el cual el espacio parecía estar distribuido entre varios jugadores. No nos parecía aplicable ese modelo. Nos parecía que hacía falta un modelo que se pueda aplicar en cualquier punto del terreno de juego una idea de cuánto controlamos el espacio. Y eso se llama Pitch Control. La siguiente pregunta que nos hicimos fue cómo sabemos cuál es la probabilidad de controlar. Creamos una superficie de influencia en base a la posición del balón y a un modelo de cuánta sería la influencia de un jugador en la zona. Unimos todo eso y nos da cuánto controla el equipo cada punto. Cuando un jugador se mueve a una zona donde no controlaba nadie o donde había poca influencia y ahora sí controla el equipo, entonces ocupas ese espacio. Y si al mismo tiempo dices que el valor de ese espacio es alto, estás aumentando el valor del espacio controlado. Buscamos crear un modelo que nos mida espacio: nos preguntamos si tiene que ver con la localización física, con los movimientos de los jugadores, con el balón. Y diseñamos un modelo simple que cualquiera pudiese tocar, modificar o implementar de acuerdo a su interpretación o sus datos..”

En el trabajo realizado se destaca Messi. La condición de fuera de serie del 10 es indiscutible, pero apoyada en datos y pruebas sólidas sorprende aún más. Javier Fernández sostiene que Lio “lee la jugada en tres o cuatro segundos antes. Es una habilidad donde se hace cada vez más fuerte. Especialmente en los espacios nos pareció increíble. Cuando intentas segmentar cómo se ocupan esos espacios, hay dos maneras de hacerlo: corriendo o en una velocidad inferior al trote, que significa que no debes dar una carrera específica al espacio que reconoces, sino que llegas andando. Descubrimos que Messi tiene una alta generación pasiva de espacio. Eso significa que el grupo entero trabaja para hacer el pase y genera espacios más allá de sus movimientos propios. Esa es buena parte del juego del Barcelona: mover la pelota para crear esos espacios. Pero Messi es capaz de llegar andando a un espacio de altísimo valor. “

Además agrega: “ identifica con varios segundos de anticipación qué es lo que va a ocurrir, y hace cosas que no van con la inercia de la jugada. Por ejemplo: cuando el rival entero se repliega, él puede frenar un segundo para luego andar hacia la zona donde el espacio se va creando. Lo reconoce uno o dos segundos antes de que pase. Llega al espacio de alto valor sin un esfuerzo físico mayor: camina porque no le hace falta correr”.

Cuando hay un funcionamiento colectivo basado en una idea de juego el rendimiento se potencia aún más. Mover la pelota con sentido para crear espacios para que un jugador como Messi pueda maniobrar es clave.

La Selección Argentina muchas veces sufrió la Messidependencia. Se apelaba a darle la pelota al 10 en situaciones incomodas esperando que el zurdo frote la lámpara. Hasta el mismo Sampaoli reconoció en la previa del partido contra Croacia en el mundial de Rusia que debían ” encontrar pasillos donde Leo no sea tan rodeado es crucial “. El problema fue que no se encontró variantes y la idea fue mutando hasta caer en una incertidumbre que quedó de manifiesto en los octavos de final de dicho certamen, pero esa es otra historia.

 

Tridente color de rosa

img_mmontilla_20181208-215037_imagenes_md_propias_mmontilla_fcb_rcde_90-klAD-U453443622849mPG-980x554@MundoDeportivo-Web

Messi abraza a Dembelé tras su gol. Foto (Manel Montilla – Manel Montilla)

Dos golazos de Messi de tiro libre, uno de Dembelè y otro de Suárez le dan la victoria al Barcelona ante el Espanyol en el clásico catalán.

La llave del partido la tenía Messi en su pie zurdo. El Espanyol resistìa compacto reduciendo espacios de maniobra a los de Valverde. Sin embargo, un tiro libre en las puertas del área abrió el encuentro a los 17 minutos. Messi ubicó la pelota en el ángulo. La estirada de Diego López hizo aún más espectacular el tanto.

El 10 estaba motivado y fue clave nuevamente en el segundo grito del Barca al asistir a Dembelé para que el Mosquito recorte y marque. Otro buen partido del francés quien además dio el pase en profundidad a Suárez para el 3-0 antes del descanso.

El Pistolero volvió de la lesión con gol. Aguantó a su marcador, enfiló al arco y casi sin ángulo remató entre las piernas del guardameta perico. Un pequeño desvió en el pie del portero hizo que la pelota se abracé contra la red.

En el complemento el Espanyol volvió a tropezar con la misma piedra. Otra infracción al borde del área y otro tiro libre de Messi que terminó en el otro ángulo. Las gradas se vaciaron casi al instante. Lio llena y vacía estadios por arte de magia. El argentino igualó a Xavi con más presencias en el derbi catalán y alcanzó los 23 goles en 32 duelos frente al rival de la ciudad.

“¿Qué voy a decir de Leo? Desatasca cualquier partido. Tenerlo con nosotros es una suerte infinita, estamos en una época irrepetible por ver a un futbolista como él”, manifestó Valverde.

El martes Barcelona se medirà ante el Tottenham en el último partido de grupo de la Champions League.

Otro empate

100831676

Otra vez Él. Foto Miguel Ruiz-FCB

Barcelona no pasó del empate ante el Valencia  en Mestalla y ya suma cuatro jornadas ligueras sin ganar.

Messidependencia y los detalles de Suárez

Garay a los dos minutos puso en ventaja al Valencia y Messi igualó la contienda tras realizar una gran pared con Suárez

Otra vez de los pies de Lio nació el gol para rescatar un punto. El Barcelona descansa en la eficacia del 10 y el futbol fluye naturalmente hacia su zurda. Se extrañan los gritos de Luis, pero el uruguayo con detalles hace la diferencia. Con uno o dos movimientos crea espacios para Messi y siempre es una amenaza dentro del área.

Sea en Wembley o en Mestalla, el 10 siempre manda.

Dueños de la pelota

Barcelona se llevó un punto de Mestalla. También podría decirse que perdió dos. El conjunto blaugrana fue dueño del balón teniendo una posesión del 75,5%. El equipo realizó 988 pases, pero le costó llegar con claridad en los metros finales. Faltó frescura, paciencia sobró. Cabe destacar a Arthur, el hombre que mas pases dio y que intentó romper líneas cuando el local se replegó. Algunos diarios catalanes ya lo comparan con Xavi.

Cambios tardíos

Valverde optó por guardar las sustituciones hacia el final. Con el marcador estancado 1-1, el Txingurri dio entrada a Dembele a los 84 por Coutinho y a Rafinha por Arthur cuatro minutos más tarde. Vidal no vio minutos

“En la segunda parte teníamos el control y nos faltaba ese punto de acertar en el último tramo. Pero claro, ellos tenían ocho jugadores en la frontal y dos descolgados a los que no puedes perder de vista. No sólo porque te pueden hacer un gol, sino porque una carrera suya, te obliga a irte 50 metros atrás y que se crezcan. He guardado los cambios hasta el final porque no lo veía muy claro. Si no lo veo muy claro, prefiero esperar” argumentó el técnico blaugrana